Logística comercialQué es la trazabilidad en logística

10 de agosto, 2021
https://www.directia.es/wp-content/uploads/2021/08/4.png

La trazabilidad en logística cobra aún más protagonismo desde la pandemia del covid y el desarrollo del comercio electrónico. Por eso, se ha convertido en uno de los pilares fundamentales cuando hablamos de operaciones logísticas de las empresas.

Podemos definir la trazabilidad en logística como la capacidad de identificar el origen y las distintas etapas por las que pasa un producto a lo largo de todo el proceso productivo, así como su posterior distribución logística hasta llegar a manos del cliente final. Se refiere, por tanto, al seguimiento del producto a lo largo de toda la cadena de suministro, desde que sale del proveedor hasta que llega al consumidor final.

Importancia de la trazabilidad en logística

La trazabilidad en logística permite conocer la ubicación de los productos en todo momento. Es decir, saber dónde y en qué condiciones se encuentran los productos dentro de una cadena de suministro.

Además, contribuye a saber cuáles son los componentes de los productos y la procedencia de la mercancía, cuestión tan importante en logística convencional, pero también en logística promocional y logística ecommerce. Pero también, ayuda a conocer si los artículos han sufrido algún tipo de transformación o tratamiento y cuál es el proceso de distribución que han seguido.

Por eso, la trazabilidad en logística incluye métodos destinados a mejorar, verificar, comprobar y asegurar los artículos que recorren toda una cadena de suministro, hasta llegar al consumidor final.

Como puedes ver, tener el control total sobre un proceso logístico aporta una serie de ventajas a las empresas.

Ventajas de la trazabilidad en logística

En algunos sectores, la trazabilidad en logística se hace imprescindible. Es el caso del sector agroalimentario o en el sector farmacéutico, en los que se necesita tener control total sobre todas las operaciones para asegurar la seguridad de los consumidores. Pero la trazabilidad también cobra especial protagonismo en la logística promocional, donde tan importante es cumplir los plazos de colocación del material promocional en el punto de venta.

Estas son algunas de las ventajas que aporta la trazabilidad en logística:

  • Contribuye a que las empresas tengan mayor control interno.
  • Facilita la automatización y estandarización de los procesos de la entrada y salida de productos.
  • Ayuda a que exista mayor disponibilidad de información sobre procesos logísticos y mayor calidad de esa información.
  • Mejora la transmisión de datos a través de todo el proceso logístico.
  • Refuerza la gestión de stocks e incrementa la preparación de los pedidos.

Cabe destacar que no todas las empresas le dan a la trazabilidad la importancia que merece. Esto hace que los riesgos existentes en la logística se incrementen y que haya una falta de seguridad en todos los procesos. Sin embargo, las nuevas tecnologías y la implantación de softwares especializados en logística a la trazabilidad hace posible que los registros de información sobre los artículos sean más fiables y precisas.

Qué es la trazabilidad en logística

Tipos de trazabilidad en logística

Cuando hablamos de trazabilidad en logística, podemos hablar de dos clasificaciones. Por un lado, la trazabilidad según el origen. Esta tiene que ver con la fuente de los procesos, si son internos de una empresa o en cambio, son servicios externalizados. Por otro lado, según el sentido que siga el proceso logístico, podemos diferenciar la trazabilidad hacia atrás o la trazabilidad hacia delante. Vamos a tratar de definir cada uno de ellos con más detalle.

Trazabilidad según el origen o dimensión de la empresa

  • Trazabilidad interna

Incluye el rastreo de toda aquella información o rastro que deja un producto al pasar por todos los procesos internos de una compañía. Son por ejemplo, las manipulaciones, la maquinaria utilizada, la temperatura a la que debe mantenerse un producto, entre otros.

  • Trazabilidad externa

Se refiere al sistema de identificación y registro que se externaliza fuera de la empresa. Comprende todos los procesos y eslabones de la cadena de suministro, incluyendo el tránsito por otros países si lo hubiera.

Trazabilidad según el sentido o dirección de rastreo

  • Trazabilidad hacia atrás (tracing)

Se refiere a la recepción de productos de los proveedores. El rastreo, en este caso, nos sirve para identificar el origen de los lotes o unidades de carga concretos. Al comprender todas las etapas que ha seguido el producto desde su origen hasta la entrega final, nos permite identificar desde las materias primas utilizadas, hasta las operaciones de producción realizadas.

  • Trazabilidad hacia delante (tracking)

La trazabilidad hacia delante abarca qué y a quién se le entregarán los artículos. Es decir, comprende procesos de expedición y de entrega a los clientes. Así, debemos seguir la ruta que seguirán los productos terminados en un determinado lote o carga. Mediante la trazabilidad hacia delante podemos estimar los plazos de entrega.

La trazabilidad en logística ayuda a las empresas a identificar puntos críticos de la cadena logística y de suministro. De esta forma logran solventar incidencias y ganar mayor productividad. Además, los consumidores tendrán mayor confianza en empresas en las que existe un flujo fiable de las mercancías, puesto que valoran en gran medida conocer la mayoría de procesos por los que pasa un producto hasta llegar a sus manos. Lo cual es tan importante para crear relaciones de confianza a largo plazo con los consumidores y es la base para aplicar estrategias de marketing relacional.

Si te hemos convencido y quieres incorporar la trazabilidad en los procesos logísticos de tu negocio, ponte en contacto con nosotros.