PackagingPackaging sostenible y sociedad: el envase de papel y cartón

17 de agosto, 2018
https://www.directia.es/wp-content/uploads/2018/08/packaging-sostenible-e1534501495912-1280x720-2-1280x720-1280x720.jpg

En los últimos años, la conciencia social sobre el uso de envases plásticos y de otros contaminantes para consumo ha crecido de manera notable. Sin duda, aún es necesario seguir concienciando y hablando de las posibilidades del packaging sostenible o los envases sostenibles.

Una de las conclusiones principales del estudio “Envases y embalajes: percepción de la sociedad” —realizado por la Asociación Española de Fabricantes de Envases y Embalajes de Cartón Ondulado (AFCO) el pasado año 2017— es la de que más del 70% de los consumidores en nuestro país prefiere el envase de papel y cartón. Según revela dicho estudio, la sostenibilidad o la reducción de la huella ambiental no es el único motivo por el que este envase es el preferido por el consumidor, sino que la funcionalidad y la imagen del mismo juegan un papel relevante a la hora de determinar estas preferencias.

Tener en cuenta estos atributos —además del de su impacto medioambiental— es una ventaja a la hora de promover el uso de este tipo de envases. Invertir en imagen, diseño y funcionalidades puede ser una forma de amplificar su uso por parte de empresas y consumidores.

A continuación te explicamos el papel que juega el cartón como packaging sostenible en la logística y el reto que representan otros materiales, como el plástico, en la actualidad. ¡Quédate! 

Packaging sostenible: el cartón en la logística

En la logística convencional, el embalaje de cartón es uno de los activos más prácticos y rentables. Se trata de una solución más que adecuada para la protección de productos durante el proceso de transporte. No en vano, hasta un 60% del papel que se consume en España es en forma de cartón ondulado para embalajes. España se posiciona como cuarto país en volumen de producción de cartón ondulado.

El envase de cartón es un packaging sostenible por definición: es pura economía circular. El papel y el cartón son materiales biodegradables, renovables y totalmente reciclables.

Si hablamos de productos disponibles en punto de venta, en el interior de envases y embalajes, el cartón corrugado aporta gran resistencia y flexibilidad, así como durabilidad y protección a los elementos que contiene. En el exterior del producto, genera sin duda posibilidades creativas que pueden hacer un producto mucho más atractivo para el consumidor: impresión de gráficos, troquelado, etc.

El cartón es también un activo importante en la logística promocional.. Permite el ahorro de costes, es extremadamente fácil de manipular, paquetizar, paletizar y transportar, y resulta extremadamente versátil a la hora de presentar una promoción. Materiales como stands, stoppers y otros tipos de PLV están construidos en cartón debido a todas las ventajas que presenta este material.

Acabar con el plástico, el reto de nuestra generación

El problema del plástico es cada vez más evidente. Por primera vez, un material creado artificialmente por el ser humano ha invadido el planeta de manera indudable. La mayor parte de estos plásticos termina en los océanos, donde se calcula que habrá más cantidad de plástico que de peces para el año 2050.

Uno de los focos en esta lucha contra el plástico son los supermercados. Aunque ya se han comenzado a poner en práctica diferentes iniciativas, en especial en lo que respecta a las bolsas de la compra, aún queda trabajo por hacer. Muy a menudo encontramos críticas en medios y redes sociales al uso excesivo del plástico para el envasado de productos frescos que no lo necesitan.

packaging sostenible

Tipos de envases ecológicos como sustitutos al plástico

Ante la creciente demanda de clientes que buscan alternativas al plástico, las empresas han optado por sustitutos que aporten funcionalidad, a la par que protegen el producto. 

La principal diferencia entre los envases tradicionales y los ecológicos es que, los segundos, se fabrican a partir de componentes naturales que se degradan más rápido que el plástico. Estos son los cuatro tipos de envases ecológicos:

Envases degradables

Son aquellos que se descomponen con factores medioambientales como la lluvia, el sol o el viento. Están fabricados con materiales inorgánicos y, aunque se descomponen, no desaparecen por completo, pues los restos quedan en forma de polvo o arena.

Envases reciclables

Son reciclables porque se transforman en otros productos o materiales para fabricar nuevos productos.

Envases biodegradables

Una de las diferencias entre biodegradables y degradables es que, los primeros, se descomponen gracias a agentes biológicos naturales. El término biodegradable significa que pasa a formar parte de otras moléculas orgánicas en la naturaleza.

Envases compostables

Los envases compostables son también biodegradables, pero además los primeros se convierten en abono cuando logran descomponerse en el medio ambiente. No dejan restos ni residuos tóxicos, siempre bajo unas condiciones específicas.

En un mundo en el que tan solo el 30% del plástico se recicla, es imprescindible que las empresas encuentren alternativas para el envasado y apostar por un packaging sostenible y reciclable. Lo que podemos hacer hasta entonces los consumidores, es reducir la cantidad de envases de plástico y otros materiales no biodegradables e intentar reciclar y reutilizar aquellos que no son biodegradables o compostables, es decir, aumentar la vida útil de envases.

 

© Mediapost Spain SL 2015. Todos los derechos reservados